La clave para gastar menos energía
Aislaciones térmicas

Ante el nuevo escenario marcado por la segmentación de subsidios a las tarifas de energía, vuelve al centro del debate el mismo planteo de siempre: ¿Cómo hacemos para gastar menos?

Uno de los componentes principales del problema corresponde a la elección de los artefactos que utilicemos para las distintas funciones: iluminar, cocinar, calefaccionar, refrigerar. Para esto, la tecnología ha producido grandes avances en cuánto a rendimiento y consumo.

Sin embargo, cuando hablamos de acondicionamiento térmico (y también acústico), la variable más importante que define la ecuación es la aislación. Está comprobado que ésta representa el 70 % de la eficiencia térmica, y sólo el 30% restante a cargo del artefacto utilizado. 

Obviamente, cuando estamos hablando de construcciones nuevas, el  tema se puede resolver más fácil, agregando una capa más a paredes y techos, la que va a hacer la encargada de resolver la aislación. En este sentido el sistema Steel framing ofrece las mejores condiciones, ya que, al estar constituido por un esqueleto de perfiles de acero, el espacio entre ellos permite alojar el aislante elegido: lanas de vidrio, de poliéster, celulosa o poliuretano, entre otras. 

El desafío más difícil se presenta cuando estamos frente a construcciones existentes y queremos mejorar la aislación. Aquí podemos pensar algunos tips:

Agregado de capa aislante interior. 

Consiste en generar una “media pared” formada por una placa de yeso, fijada a una estructura de perfiles de acero liviano. De este modo se generará una cámara donde se alojará el aislante. Los más recomendados para ello son la lana de vidrio y la lana de poliéster. Estos aislantes son de fácil instalación, son productos seguros, ya que no son combustibles, ni representan ningún peligro para la salud humana.En cuanto a la terminación del revestimiento, se puede optar por usar una placa de yeso tipo DURLOCK, que luego de masillada y pintada ofrece el mismo aspecto que la pared existente, o bien, elegir un revestimiento decorativo.

Agregado de capa aislante exterior 

El agregado de esta capa es similar a la anterior, con la diferencia que la placa a utilizar deberá ser apta para la intemperie. Se pueden usar las PLACAS AQUABOARD DURLOCK, compuestas por un núcleo de yeso con alto componente de calcio y con un revestimiento impregnado que le da alta resistencia a la intemperie. Se terminan con una malla de fibra de vidrio y base coat que después recibe como terminación final la pintura exterior.

O también se pueden aplicar placas cementicias, compuestas por una mezcla de cemento y agregados orgánicos, que les confieren gran resistencia a los efectos de la intemperie. La terminación más adecuada para éste tipo de placas son los revestimientos texturados, dejando las juntas entre las mismas tomadas con sellador poliuretánico.

Sistema EIFS

Este sistema (External Insulation and Finish System), resuelve aislación y terminación de una manera práctica y efectiva. El componente principal es una placa de EPS (telgopor) de alta densidad y espesores variables, la cual se cubre con una malla de fibra de vidrio y base coat, de modo de darle resistencia mecánica y a la intemperie, para después recibir la terminación final con pintura exterior o revestimiento texturado. Cuánto mayor espesor tiene la placa, mejor va a ser la aislación.

La principal ventaja que tiene esta solución es que la capa aislante se presenta de manera continua, por lo que no genera puentes térmicos (como sí sucede en los casos anteriores, donde el aislante se coloca entre perfiles). Además, al ser un trabajo ejecutado desde el exterior, es muy conveniente para resolver la aislación en espacios ya habitados. 


Una solución que controla tiempo, temperatura e iluminación
Domótica