Arte en las barrancas del Paraná
Monumento a Urquiza

Con la impronta de los objetivos trazados por la generación del ´80, este Monumento exalta la obra y la vida política del general Justo José de Urquiza. La concreción de esta obra demandó 20 años, desde su emplazamiento en 1901 hasta la inauguración, el 11 de noviembre de 1920.


El Monumento está ubicado al final de la avenida Alameda de la Federación y es uno de los monumentos más importantes del país y de la región. Emplazado en esta particular situación geográfica, relacionada necesariamente con el entorno del Parque Urquiza, se muestra con sus escalinatas como una especie de altar cívico, situado, además, en una posición destacada, tanto si se lo mira desde el río, como desde la subida en la gran diagonal que es Alameda de la Federación.


Consta de un basamento de granito hecho con técnicas especiales de pulido y de bruñido que muestran hojas de laurel y una parte superior realizada en mármol blanco que expresan movimiento y continuidad, producto de un diseño inspirado en una corriente academicista y francesa, incluso napoleónica.


Transmite un mensaje muy específico en cada una de sus caras: en el frente está la Patria, debajo hay una placa hecha en bronce que recuerda la Batalla de Caseros, mientras que, en la parte posterior, otra rememora el Acuerdo de San Nicolás. Por todo ello, este Monumento expresa la concordancia y el encuentro al que aspiraba Urquiza: “ni vencedores ni vencidos”. 

En las dos caras laterales del Monumento se asientan los pilares de una Nación naciente a través de la Constitución Nacional.


Asimismo, están presentes la agricultura, el comercio y la   industria, todas fuerzas pujantes de la Argentina naciente que eran valores primordiales de la generación del ´80 en la organización de la Nación.

Estos frisos y esculturas tienen un lenguaje referido a un modelo grecolatino, que reproduce todo el apogeo y las batallas, reafirmadas por las gestas de Urquiza.

La figura principal es una Palas Atenea, mostrando una victoriosa Patria que flanquea la fachada del Monumento.

La inspiración napoleónica se plasma en los dos bancos de mármol tallado que han sobrevivido (inicialmente eran cuatro) y están al pie del Monumento.


El Monumento posee una procesión de figuras, con esculturas de bulto exento, de medio bulto o relieves, que son distintos tipos de morfología escultórica. Hay figuras que salen del cuerpo prismático del basamento y otras que están talladas casi sobre el propio prisma. Además, hay figuras metafóricas que dan vida a las virtudes abstractas como la libertad, la instrucción, el trabajo y la producción a través de figuras alegóricas ubicadas alrededor del basamento principal.

Horizonte interior
Casa QM