Arte, diseño e historia en un pueblo entrerriano
Barolo, fonda & hotel

Durante el mes de noviembre, en Racedo (Entre Ríos), se presentó en sociedad Barolo Fonda & Hotel, una gema de la modernidad campestre emplazada en el corazón del Departamento de Diamante. El evento se realizó en sinergia con la firma Desing Center de la ciudad de Santa Fe, y Patagonia Flooring.

Barolo es un proyecto gastronómico y turístico ubicado en la localidad de General Racedo en la provincia de Entre Ríos. El pueblo fue en sus orígenes una estación construida en 1888 en pleno auge ferroviario. En el lugar no había edificaciones salvo una pulpería a escasos metros que abriría sus puertas al año siguiente.



“General Racedo estaba a punto de desaparecer tras el cierre de los ramales ferroviarios y las múltiples crisis económicas sufridas en el país. En 1989, el empresario Héctor Motta instala parte de sus actividades, de lo que sería en poco tiempo el traslado total de la gran empresa avícola que transformaría el pueblo, dándole su segundo nacimiento.

Barolo es el lugar donde Augusto Motta decidió rendirle homenaje a sus antepasados italianos, que atraídos por las oportunidades que brindaba la nueva Argentina, trajeron sus ilusiones y sus esfuerzos para instalar una fonda y hotel en la ciudad de Crespo, a pocos kilómetros de donde esta casona antigua renace y se reinventa.”

Ese homenaje al pasado y al encanto de las cosas bien hechas se traduce en Barolo en una ambientación vintage y en elementos que rescatan la elegancia de los diseños de motocicletas, automóviles, muebles y del arte de las décadas que van desde 1930 a 1960 de la Europa industrial y romántica.

Barolo es una celebración a la inmigración, la italianidad, la buena comida, los vinos de terruño y el espíritu de progreso que se tradujo en ferrocarriles, industria, producción de alimentos, desarrollo tecnológico, mecánico y artístico.

Barolo Fonda & Hotel ya es una realidad, en una esquina tranquila de un pueblo tranquilo. Allí en esa pulpería de 1889, que no para nacer.


La Fonda y el Hotel

El proyecto incluye un hotel boutique de cuatro habitaciones, un restaurante, una cava y espacios comunes ambientados por un grupo interdisciplinario a cargo de Design Center de la ciudad de Santa Fe, donde su titular Martín Cabral tomó la totalidad de la obra, planificación de cada espacio y su ejecución hasta el último detalle. La decoradora Alejandra Roteta de Design Center tomó cada uno de los ambientes en los que se combinan diferentes estilos bajo el común denominador de la madera, el hierro y los muebles de diseño de Concepto Muebles.



La piscina y el parque conectan con una amplia galería y con las áreas de Restaurante y el salón Garage. La madera de Patagonia Flooring están presentes en cada rincón, y no sólo en los pisos y decks, sino cubren paredes, se transforman en respaldares o en las delicadas mesas del restaurante.

Con una capacidad aproximada de cincuenta cubiertos, la “fonda” rinde homenaje al pasado familiar con una propuesta gastronómica que incluirá la colaboración de importantes chefs de todo el país.



La Finca y la Cava

En el año 2014 Augusto Motta inició las actividades para la creación de un pequeño viñedo ubicado en la ciudad de Crespo a escasos kilómetros de Racedo, con el objetivo de contribuir al resurgimiento de la vitivinicultura en la provincia de Entre Ríos. Nació así Finca Vigevano y sus vinos y espumantes Auguri.


Barolo toma su nombre de un vino con denominación de origen que se produce en la localidad del mismo nombre, cercana a Vigevano y este nuevo espacio de alguna manera viene a cerrar un círculo a través de su propuesta gastronómica y de una cava que rendirá homenaje a los mejores vinos del país.

En la inauguración, Daniel Saramaga, CEO de Patagonia Flooring, reconoció su emoción por ser parte de un proyecto que genera trabajo y que apuesta por una de las regiones más ricas del país. Saramaga no se guardó elogios para la construcción que estaban inaugurando y entregó el Premio Lignum Vitae, una pieza diseñada por el famoso arquitecto César Pelli hecha en madera nativa argentina. “Este premio es para los que siempre invierten y se la juegan por el país”, dijo mientras le entrega el galardón a Augusto Motta, uno de los socios del proyecto.


Arte, diseño e historia


La buena cocina, es un arte. Crear un vino inolvidable, es un arte. Una estación de trenes del siglo XIX, es arte. Un sillón cómodo y que encuentra su lugar en un rincón como ningún otro sillón podría hacerlo, es arte.



El arte es parte de Barolo, como lo es de la vida misma. Diferentes obras de jóvenes artistas visten las paredes del lugar. Así, la búsqueda de la belleza y del disfrute se reflejan en este pequeño espacio anclado en la Argentina campestre y productiva.


Historia y patrimonio a gran escala
Estación Belgrano